Libro de Reglas para la Hermandad de la Esperanza de Cuenca

Este proyecto se enmarca en la más que fructífera colaboración que vengo manteniendo con el Taller de Bordado de la Venerable Hermandad de María Santísima de la Esperanza de Cuenca, una iniciativa que se puso en marcha hace unos años con muchísima ilusión y que está dando importantes frutos a la corporación del Martes Santo conquense. No me canso ni me cansaré de aplaudir la valentía, el arrojo y el esfuerzo de ese grupo de hermanos y hermanas, devotos de la Santísima Virgen que, sin amilanarse ante las dificultades, sin ceder al desaliento y superando todas las barreras que se han puesto frente a ellos, están sabiendo aprender un arte y un oficio tan complejo como el del bordado en oro, poquito a poco, puntada a puntada; y están dejando en el seno de su Hermandad un patrimonio que, muy probablemente, de otra forma hubiera sido imposible acumular en tan poco tiempo. Y todo ello sin alardes, pero con humildad, tesón y dedicación; sin pretensiones de nada pero con ganas de superar todos los límites y de llegar lo más lejos que sea posible. La Semana Santa en general, y la de Cuenca en particular, necesitan más “locos” como éstos.

Como parte del proceso de renovación completa del cortejo de la Hermandad que el taller está culminando, y que ha sido uno de los principales objetivos de la actual Junta de Gobierno de la corporación, presidida por José Manuel Calzada Valero; durante el año 2019 surgió la idea de renovar el aspecto del Libro de Reglas que forma parte del desfile de la Hermandad cada noche de Martes Santo, pero desmarcándose de las ya tradicionales tapas de orfebrería y optando por unas tapas bordadas en oro a realce, mucho menos habituales. Así, se proponen unas tapas sencillas, sin demasiados artificios, en las que el centro de la composición está ocupado por el escudo de la Hermandad, que figura inscrito dentro de una cartela y flanqueado por dos palmas, como se viera en algunas de las versiones más antiguas del mismo. Por encima y por debajo de la cartela, dos sencillos adornos completan el dibujo, ambos compuestos por hojas de acanto y tallos finos. En el motivo inferior, el eje de la decoración lo marca un ancla, atributo simbólico típico de la advocación de la Esperanza, que aparece con frecuencia en las piezas del ajuar de la Santísima Virgen.

El libro ha sido concluido recientemente en el seno del Taller de Bordado de la corporación. Ha sido bordado en oro entrefino y sedas de colores, y he de decir que el resultado ha sido espectacular, pues han dotado a las tapas de un considerable volumen y una variedad de matices sorprendente en tan poco espacio. Será estrenado, si no hay nuevos contratiempos que así lo impidan, la próxima vez que la Hermandad pueda realizar su salida procesional, que esperemos sea en la Semana Santa de 2022.